Lavarse las manos

Lavarse las manos: cuándo, cómo y por qué

El lavado de manos con agua y jabón puede prevenirnos de: Enfermedades diarreicas. Enfermedades respiratorias. Parásitos intestinales. Infecciones en la piel y en los ojos.

Lavarse las manos: cuándo, cómo y por qué

Fuente Diario Clarín: 07/03/2012

Hay notas que no pierden vigencia.

A medida que entramos en contacto con muchas cosas diferentes todos los días, transportamos gérmenes en nuestras manos. Por eso, según los expertos, el lavado con agua y jabón puede prevenirnos de:

  • Enfermedades diarreicas.
  • Enfermedades respiratorias.
  • Parásitos intestinales.
  • Infecciones en la piel y en los ojos.

Lavarse antes de:

  • Tocar a un bebé.
  • Comer algo rápido en algún lugar.
  • Tocarse los ojos, la nariz o la boca.
  • Visitar a alguien enfermo o curar una herida.

Lavarse después de:

  • Sonarse la nariz, estornudar, toser o tocarse los ojos.
  • Tocar la basura, animales o manipular sus excrementos.
  • Jugar en el patio o en la plaza, andar en bicicleta, hacer deportes o gimnasia.
  • Tocar objetos o superficies que fueron usadas por muchas personas (dinero, teclado de computadora, teléfono, escritorios, etc.).
  • Viajar en transporte público o asistir a lugares como hospitales, escuelas, canchas, cines, clubes, etc.
  • Visitar a alguien enfermo o curar una herida.
  • Tocar alimentos crudos, especialmente las carnes.

Aunque las manos parezcan limpias, en estos momentos siempre hay que lavarlas con agua y jabón porque los gérmenes son invisibles a nuestros ojos.

Dejá un comentario

8 − three =