La importancia del lavado de manos

La visión que orienta el Día Mundial del Lavado de Manos es una cultura local y global de lavado de manos con jabón. Si bien alrededor del mundo las personas se lavan las manos con agua, muy pocas lo hacen con jabón en momentos críticos (por ejemplo, después de usar el inodoro, de limpiar las heces de un niño y antes de manipular alimentos).

El lavado de manos con jabón es una de las maneras más efectivas y económicas de prevenir enfermedades diarreicas y la neumonía, que juntas son responsables de la mayoría de muertes infantiles. Cada año, más de 3,5 millones de niños y niñas1 no llegan a celebrar su quinto cumpleaños debido a la diarrea y a la neumonía. A pesar del potencial para salvar vidas que tiene el lavado de manos con jabón, rara vez se practica y no siempre resulta fácil promoverlo.

EL DÍA MUNDIAL DEL LAVADO DE MANOS ES UNA OPORTUNIDAD PARA DISEÑAR, PROBAR Y REPRODUCIR FORMAS CREATIVAS DE ALENTAR A LAS PERSONAS A LAVARSE LAS MANOS CON JABÓN EN MOMENTOS CRÍTICOS.

La pandemia de COVID-19 ofrece un claro recordatorio de que una de las formas más efectivas de detener la propagación de un virus es también una de las más simples: la higiene de las manos, especialmente mediante el lavado de manos con jabón. Para combatir el virus hoy y asegurar mejores resultados de salud más allá de la pandemia, lavarse las manos con jabón debe ser una prioridad ahora y en el futuro. El tema del año 2020, Higiene de manos para todos, pide a toda la sociedad que logre la higiene de manos universal.

No importa cuál sea su función, ¡puede celebrar el Día Mundial del Lavado de Manos!